Sector Agricola

La importancia del reciclaje del plástico

El reciclado sigue ganando cada vez una mayor relevancia en el mundo entero, demostrándose que se trata de una práctica sencilla y beneficiosa para el medio ambiente. Y uno de los elementos que más se recicla en nuestra sociedad es el plástico, que a día de hoy se encuentra presente en la gran mayoría de productos que se desechan una vez realizado su uso. Ya sean envases, muebles, piezas de coches o simples botellas de agua vacías, los productos a reciclar cuentan de forma indudable con una gran cantidad de plástico.

Los registros recientes indican que a lo largo de solo un año Europa es capaz de generar 24 millones de toneladas de residuos basados en plástico, llevando esto a entender la importancia de su reciclado.

Para entender el proceso de reciclado de plástico es importante saber que hay dos tipos de plástico: termoplástico y termoestable. En el primer grupo se incluyen los plásticos más fáciles de reciclar, dado que son aquellos que, en contacto con un elevado nivel de calor, se funden. Dan pie a que se puedan convertir con poco esfuerzo en otros productos y así volver a la cadena de fabricación y reciclado.

Ayudando de una forma muy positiva al medio ambiente

 

icon_recycleLos plásticos termoestables son los plásticos que cuando han alcanzado una forma definitiva no pueden cambiar de ella. Son plásticos que, al contrario de los del anterior grupo, ofrecen un alto nivel de resistencia y son menos sensibles ante el contacto con productos de origen químico. Representan una mayor dificultad para llevar a cabo su correcto proceso de reciclaje.

Así mismo, hay dos formas de reciclar el plástico: mecánico y químico. El reciclado mecánico es el que recibe una mayor importancia en países de Europa como España. El proceso implica transformar los residuos de plástico en bolas de pequeño tamaño que posteriormente se utilizarán para ser transformadas en nuevos productos de plástico.

El reciclado químico se basa en la utilización de catalizadores o calor para destruir las macromoléculas de los plásticos a reciclar. El plástico se degrada hasta que las moléculas son de una forma definitiva simple, permitiendo así que se lleve a cabo el plástico reciclado.

Los dos métodos de manipulación para la creación de materiales plásticos reciclados ayudan de una forma muy positiva al medio ambiente y convierten este material, por su facilidad para ser reutilizado, en uno de los más importantes en la industria.

Los plásticos se expanden en el sector agrícola

El sector agrícola ha encontrado en el plástico reciclado, los materiales plásticos en general y los materiales biodegradables, una excelente oportunidad de crecimiento e innovación. Los departamentos de I+D+i de los líderes del sector trabajan para encontrar mejores formas de aprovechar estos materiales y sus avanzadas propiedades, que además resultan muy beneficiosas para el medio ambiente.

8

Este tipo de innovaciones se reflejan en la creación de productos como las nuevas cuerdas treparadoras dirigidas a los cultivos instalados en invernaderos. Son 100% biogradables y se proporciona una solución totalmente ecológica que permite gestionar con mucha eficiencia los residuos de origen plástico que se producen en este entorno. Cada vez se usan más redes sintéticas y cuerdas trepadoras, por lo que era importante buscar una solución que dejara satisfechos a los expertos del sector.

El uso del plástico en el entorno de la agricultura

10

La última innovación en cuerdas trepadoras consigue dejar atrás los habituales problemas que se producían hasta ahora. Si bien era normal que se generaran una serie de residuos que no se pueden gestionar con eficiencia, como compost contaminado, la nueva propuesta permite que sí se realice un reciclado adecuado que proporciona un mayor número de beneficios. También aporta más flexibilidad tanto en diseño como en su funcionamiento mecánico.

El sector agrícola también se ha beneficiado de la creación de sistemas de riego dirigidos a cultivos de plantas de pequeño tamaño. Los problemas de reciclado que siempre se encontraban una vez realizada la cosecha, se eliminan con esta innovación basada en el uso de goteros biodegradables inyectados, en los que se facilita la gestión del residuo en las correctas plantas dedicadas al compostaje.

No menos importante, el uso del plástico en el entorno de la agricultura está beneficiando al mismo en la creación de un sistema de micro-irrigación que proporcionará una nueva forma de beneficiarse de funciones anti-raíz, con carácter antimicrobiana. Este tipo de proyecto va a proporcionar costes más reducidos, un mayor nivel de seguridad para animales y un nivel de compromiso con el medio ambiente superior.

Son una serie de avances en los que los plásticos demuestran la gran relevancia que han obtenido en el mundo de la agricultura, al cual van a aportar cada vez mayores mejoras.